Todos tenemos a nuestras espaldas varios “intentos” de haber bajado de peso, algunos con mejores resultados que otros, pero pocos pueden decir “yo nunca pude bajar de peso” verdad?

Lo harás un poco mejor, un poco peor, te llevará más tiempo de lo esperado/planificado, y tal vez hayas “sufrido” más de lo que se hubiese podido conseguir con un buen plan diseñado de dieta y ejercicio.

Sin embargo, la historia de tener que volver hacerlo una y otra vez, se vuelve a repetir indefinidamente.

En este caso en particular …. la “frase” seria ..

 

Todo lo que baja …. tiene que subir?

 

No necesariamente … pero es lo que sucede.

Por lo general 1 o 2 meses antes del verano, es donde empezamos la tarea de ir preparandonos para bajar “un par de kilos” y vernos un poco mejor para su llegada, cosa que suele suceder.

Pero eso kilos perdidos, vuelven a recuperarse, y asi el ciclo se repite una y otra vez.

Porque no logramos aunque sea mantener los pocos kilos que con tanto esfuerzo nos quitamos de encima?

Esta situación a veces se deonomina o conoce como “efecto yo-yo” o “efecto rebote”, y si bien es un termino aceptable, para ser más preciso en este artículo voy a separar el problema en dos partes.

El efecto yo-yo/efecto rebote, donde aca lo mencionamos en el contexto de la recuperación “rapida” de los kilos perdidos

 Y a la recuperación del peso perdido en un termino de mediano/largo plazo (meses)

También, como era de esperarse voy a hablar de las razones mas comunes del porque suele suceder esto.

Empecemos:

 

Efecto Yo-Yo/Efecto Rebote

 

 

Dieta baja en carbohidratos

Una dieta bajar en carbohidratos puede influenciar indirectamente la aparición del fenomeno de efecto rebote.

Las dietas baja en carbohidratos suelen otorgar una mayor perdida de peso que otro tipo de dietas donde haya otra composicion en porcentajes de otros macronutrientes (proteinas/grasas).

Excelente estarás pensando …si es que dan una mayor pérdida de peso ..

No tan rapido, y es que dije pérdida de “peso” no de “grasa” y a esta altura ya debemos saber que hay una GRÁN diferencia entre ambos.

La perdida de peso “extra” que ofrecen las dietas bajas en carbohidratos es por la perdida de liquidos y glucogeno almacenado en nuestro cuerpo ( a traves del consumo de carbohidratos).

Miralo como una “reserva de energia” que tienes a tu disposición para cierpo tipo de “actividad fisica”.

La misma suele usarse y a la vez recargarse otra vez con el consumo habitual de carbohidratos día a día.

Lo que sucede es que cuando estamos en una dieta baja en carbohidratos, esta reposición “no existe” o al menos no como antes, con lo cual poco a poco vamos “perdiendo” más de lo que “recuperamos” ….. y esto se traduce en una perdida de peso “extra” a la de grasa.

Esto no tiene nada de malo en si, es solo algo que hay que tenerlo en cuenta.

Lo que sucede es que cuando “terminemos” la dieta y volvamos a nuestro regimen habitual de comidas (o sea volvemos a reincorporar los carbohidratos), ese peso de liquidos/glucogeno rapidamente va a volver a tu cuerpo, con su respectivo peso asociado.

Este proceso es inevitable, no deberia eliminar la perdida de GRASA que hayamos tenido durante la dieta, lo que a veces sucede es que se pierde nada o muy poco de grasa con ciertos protocolos (especialmente los de corta duración) que tal vez casi todo el peso perdido sea de liquidos, asi que de esa manera terminaremos con “exactamente” el mismo cuerpo que cuando empezamos.

Más información sobre las dietas en carbohidratos en “los carbohidratos engordan?”

 

Dieta muy baja en calorias (hambre y hormonas reload)

Una dieta muy baja en calorias es una animal que hay que saber domarlo.

Usado correctamente, en el momento justo, por la duración correcta, y puede ser una excelente herramienta a nuestra disposición para alcanzar resultados mucho mas rapido que una dieta “standard”.

El problema es que como te imaginarás no suele usarse de esa manera.

Sino se tienen en cuenta ciertas pautas como por ejemplo, consumo adecuado de proteinas, incorporación de vitaminas y minerales (ya sea a traves de las comidas y/o suplementación), pequeños periodos de “descanso” en la dieta para ayudar a restablecer el desbalance hormonnal, y una correcta transición al volver con nuestra “vida normal”, el peso pérdido puede volver a visitarnos.

La parte hormonal, dentro de sus impactos podemos al menos remarcar dos factores, una es la predispoción de nuestro cuerpo a querer almacenar grasa después de un periodo de “hambruna”, que puede parecer exagerado la palabra utilizada, pero tu cuerpo no distingue entre una “dieta” planificada a un periodo de escases de comida real.

Es por eso que dada la situación una vez más de tener comida presente va a querer hacer uso de cada caloria que pueda obtener para almacenarla como grasa.

Si esto viene acompañado con la realidad de que psicologicamente y fisiologicamente tviene acompañado con un grán apetito cuando terminamos una dieta “dura”, te imaginarás los resultados de este combo.

Realizar descansos en la dieta (“diet breaks”) y hacer una transición no tan inmediata al terminar la dieta, logramos mitigar este proceso, asegurandonos mantener el peso conseguido.

 

Recuperación perdido mediano/largo plazo

 

Volver a los viejos habitos

Este punto trata simplemente es no volver al “antiguo yo” de antes.

Razonalo de la siguiente manera: Eran tus viejos habitos de ejercicio y/o alimenticios los que te hicieron en primer lugar subir de peso (durante x tiempo que haya sido)

Que nos haría pensar que volviendo a esos antiguos habitos (al terminar la dieta) no va a volver a suceder lo mismo?

Podrá llevar un poco menos, o un poco más, pero sucederá.

Entonces hay que entender y aceptar que ALGUNOS habitos nuevos que incorporamos mientras estabamos en dieta van a tener que ser PERMANENTES.

No será necesario todos, ya que lo que buscamos ahora es mantener, no seguir bajando, pero excepto que te sientas a gusto todos los años otra vez hacerte promesas de bajar los kilos que te faltan, la unica manera permanente de mantener el peso, es crear nuevos habitos.

El “truco” será, como podemos hacerlo y que formen parte de nuestra vida, que disfrutemos hacerlo y no nos “cueste” realizarlo…?

 

Metas irrealistas

Esto no es tu culpa, y es que el marketing de productos y servicios para bajar de peso muchas veces promete cosas que simplemente no son conseguibles para el 99% de las personas, y a veces ni eso.

De que sirve teorizar que si realizas 4 horas de ejercicio por dia podrías bajar x cantidad de kilos al mes si casi nadie tiene el tiempo de hacerlo y aunque lo tuviese, no tiene la preparación fisica para soportar semejante demanda díaria?

Entonces lo que suele suceder es que nos creemos todas esas promesas, y claro, después al ver que nuestros resultados ni se acercan a lo esperado, es que empezamos a dudar de nuestra capacidad para hacerlo, nos frustramos y probablemente abandonemos en la busca de otra “promesa” perdida.

Un refrán en el mundo del fitness que tenemos que recordar:

El mejor plan de ejercicio/dieta es el que podes mantener de forma constante y sin abandonar.

 

 

Transicion Dieta a Dieta Normal

Además de no olvidarnos de como mencionamos en el punto anterior algunos nuevos habitos tendrás que formar parte de ahora en adelante si queremos mantener el peso pérdido.

Es necesario saber que nuestro cuerpo al pesar menos ahora (obviamente) nuestro requirimiento calorico (cantidad de calorías que necesitamos consumir para mantener nuestro peso) NO va a ser el mismo que antes.

O sea, será menor.

Que tanta diferencia haya depenerá de que tanto hayamos bajado de peso (mayor peso bajado, menor requierimiento calorico)

Esto como te imaginarás no son buenas noticias, y es un precio que todos tenemos que pagar por vernos mas delgados, pero a no alarmarse que no suele ser una diferencia grande, pero hay que tenerlo en cuenta para saber “cual será nuestro número” de ahora en adelante … o al menos mientras tengamos “ese cuerpo”

Para calcular tu requierimiento calorico, lee como calcular nuestro requirimiento calorico

 

 

La importancia del ejercicio fisico post-dieta

Sabemos que tenemos dos herramientas a nuestra disposición la dieta y la actividad fisica.

Ambos tienen su lugar, pero como regla general si solo podemos elegir uno, la dieta tiene mayor impacto en la fase para bajar de peso y el ejercicio fisico cobra mayor importancia en la fase de “mantenimiento”.

Ya que es mucho mas sencillo crear el deficit calorico retocando/disminuyendo la comida es por eso que decimos que es mejor idea enfocarnos en la dieta cuando queremos bajar de peso (recordemos hablamos en un hipotetico caso que solo hagamos uso de una) pero cuando queremos mantener nuestro peso, por definición NO tenemos que someter a nuestro cuerpo a un deficit calorico, es por es que usariamos el ejercicio fisico como un “colchon” de reserva para las calorías extras que pueden pasarse de nuestro mantenimiento durante la semana.

Además por lo general cuando la gente empieza un deporte o realiza actividad fisica de forma perioda, suele ser algo mas “cuidadoso” después al elegir las comidas y/o cantidades, ya que sino siente que estan “desperdiciendo” el esfuerzo hecho anteriormente.

Espero que esta información te sea util para conocer mejor porque suele suceder la rapida (y a veces no tanto) recuperación del peso pérdido al terminar una dieta.

También te puede interesar